Rendirse a uno mismo

No hay necesidad de control… porque no existe tal control aunque sigamos insistiendo en ello. La vida nos contornea en un ir y venir de experiencias y sensaciones que sólo nos concede el libre albedrío de elegir cómo querer vivirlas… desde qué lugar pararnos a mirar lo que nos pasa… con qué piel ser protagonistas.

Rendirse a uno mismo es aprender que también existe arte y sabiduría en el ¨no saber¨ para permitirnos ser más flexibles a las emociones que nos atraviesan y nos piden presencia… estar ahí… donde hacen ruido.

Para leer la nota completa dale clic acá: www.almavibra.com.ar y vibra alto!

 

Admin Radio Sentidos

Sólo buenas noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *